Dieta hipocalórica y Ayuno. O como jugar a la ruleta rusa con el cargador completo!

Dieta hipocalórica y Ayuno. O como jugar a la ruleta rusa con el cargador completo!

Por Prof. Jorge Roig. Publicado en Febrero 2011.

Mucho se habla sobre la importancia del desayuno en nuestra ingesta de comida diaria. Sin embargo lo más habitual es que el mismo no posea aquellos nutrientes imprescindibles que garanticen la reposición de todo lo que se ha perdido durante el descanso nocturno. Y aquí cabe aclarar un aspecto que poco se tiene en cuenta. El hecho de estar durmiendo no es sinónimo de que nuestro organismo no continúe, digamos, “con sus tareas diarias”. Es decir, el necesario descanso reparador hace que el organismo desarrolle sus actividades a una intensidad menor, propia del reposo, pero trabajando igual. Ciertos órganos y sistemas no pueden darse el lujo de detenerse y por ello es que continua gastándose energía y también “materia prima” para reparar todo aquello que merece ser mejorado. Así cuando nos despertamos, nuestro organismo se encuentra con un cierto déficit de nutrientes y energía que deberá ser normalizado. Y esto es sumamente importante si consideramos que a partir de comenzar el día, nuestra actividad física y mental se incrementará de manera muy importante.
Un desayuno equilibrado, pero alto en proteínas, contribuye a un reparto más armónico de las calorías a lo largo del día y proporciona, además, una ración de seguridad de nutrientes fundamentales.
Infelizmente esta modalidad de no desayunar, en muchas ocasiones ha sido elegida por quienes se están sometiendo a una dieta de adelgazamiento, convencidos que les ayudará a perder más calorías y por ello tejido adiposo. Sin embargo eso lamentablemente no ocurre y, hasta inclusive, puede empeorar nuestra salud y acumular más grasa en los sitios menos deseados.

 

Quiere decir que el no tomar el desayuno puede hacernos engordar?

Como varias veces lo he afirmado, el perderpeso solo dice eso, que pesamos menos. Pero como lo he aclarado en distintos artículos, ese descenso puede ser sinónimo también de estar eliminando masa muscular, fundamentalmente por el tipo de estrategia elegida para enmagrecer. En esta situación, muchas veces observamos que pesamos menos, pero que la grasa que tanto nos incomoda estéticamente sigue en el mismo sitio.

Cómo es que se puede engordar si en verdad consumimos menos calorías al no ingerir el desayuno?

Quizás la mejor manera de comprenderlo sea documentar esto a partir de un artículo científico muy interesante publicado hace ya algún tiempo.
Un equipo de científicos de la Universidad de California (Estados Unidos) ha realizado una investigación que les ha permitido llegar a las siguientes conclusiones. En este trabajo, publicado en la revista «Psychosomatic Medicine», participaron 121 mujeres que se sometieron voluntariamente a distintas estrategias dietéticas durante tres semanas. Fueron distribuidas en cuatro grupos con diferentes consignas:
• Primer grupo: tenían que contabilizar y registrar las calorías que comían sin sobrepasar un máximo de 1.200 Kcal al día.
• Segundo grupo: podían comer lo que desearan, pero con la obligación también de contabilizar las calorías ingeridas.
• Tercer grupo: tenían asignada una dieta de 1.200 Kcal al día, pero no estaban obligadas a contar las calorías.
• Cuarto grupo: podían comer a voluntad, sin ningún tipo de restricción energética y sin contar las calorías diarias ingeridas.

Tanto al inicio como al final de las tres semanas, a todas las participantes se les midieron los niveles de cortisol. Se sabe que esta hormona tiene muy importantes funciones en nuestro organismo. Y si bien colabora de una manera excelente en algunas cuestiones asociadas a la salud, en otras lo hace exactamente en dirección contraria, esto es, nos perjudica. Esto último sobre todo cuando las concentraciones se encuentran elevadas, fundamentalmente en forma crónica.

Cuales son algunos de esos problemas que puede ocasionarnos el cortisol cuando se eleva crónicamente?

Aquí nos limitaremos estrictamente al tema del desayuno y la acumulación de grasa, porque son varios los efectos negativos que muestra esta hormona cuando se presenta más allá de los valores considerados como “normales” o “prudentes”.
El cortisol es una hormona liberada por una parte de nuestras glándulas adrenales, la denominada corteza adrenal. Se ha visto que situaciones de alto estrés hace que se active sensiblemente esta parte de la glándula produciendo la salida del cortisol. Su ritmo circadiano indica que esta hormona está en valores más altos justamente entre las 6 y las 9 de la mañana (hora habitual del desayuno), momento además en el cual también los depósitos de azúcares del cuerpo están bastante deprimidos. Cuando nuestro cerebro detecta que hay poca glucosa en sangre (es su alimento por excelencia) y advierte que nosotros no ingerimos nutrientes, hace que se libere cortisol porque esta hormona puede producir glucosa a partir de las proteínas del músculo (o sea, perdemos tejido muscular). Pero además, se sabe que el cortisol incrementa los depósitos de grasa en la zona abdominal.
Lo que en definitiva logró poner de manifiesto la investigación mencionada anteriormente fue que quienes restringieron las calorías aumentaron los valores de cortisol, relacionado con el estrés y con el aumento de la gordura en la región abdominal, como mencioné.

Confirmando el vínculo entre el estrés, el cortisol, y la falta de alimento en las primeras horas del día, los niveles de dicha hormona eran todavía mayores en las mujeres que, además de seguir una dieta baja en calorías, debían contabilizarlas. Esto pone de manifiesto, también, que la restricción calórica por ausencia de nuestra primera comida del día, el desayuno, incrementa la secreción de cortisol con algunos de los resultados negativos ya mencionados. Y no menos importante, que ciertas conductas de tipo obsesivas, como llevar el registro calórico de los alimentos, se podía asociar a una mayor liberación de cortisol.

Para reflexionar…

Posted on 06/09/2012, in Artículos, Salud y Fitness. Bookmark the permalink. 1 Comment.

  1. muy bueno el articulo yo un desastre unos mates y a trabajar, a empezar a tomar el desayuno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*