Vejez, perdida de fuerza, atrofia muscular y el entrenamiento de fuerza como una contramedida.

Traducción y Síntesis: Nuria Baigorria, Mauricio Varela.

En esta entrada compartimos una breve síntesis de un artículo publicado en el Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports, titulado: “La función del sistema nervioso en la sarcopenia y la atrofia muscular con el envejecimiento: el entrenamiento de fuerza como una contramedida” (2010), en el cual se desarrollan los cambios neuromusculares que se dan con el envejecimiento, las implicancias que dichas modificaciones tienen sobre la calidad de vida y los efectos positivos del entrenamiento de la fuerza en los ancianos como medio para contrarrestar estos trastornos.

A continuación colocamos las ideas centrales de la investigación (Para el lector interesado sugerimos la lectura completa del estudio de referencia):

El envejecimiento se caracteriza por la pérdida de neuronas motoras espinales (MNS) debido a la apoptosis («muerte celular»), la reducción del Factor de Crecimiento Insulinico tipo I (hormona con propiedades anabólicas, entre otras), cantidades elevadas de citoquinas circulantes, y aumento del estrés oxidativo celular.

La pérdida relacionada con la edad de los MNs espinales es paralela a una reducción en el número y tamaño de la fibra muscular (sarcopenia). Además esta atrofia de las fibras musculares se acompaña de un aumento de la infiltración de tejido no contráctil (colágeno, grasa) (Figura 1). Resultando en un rendimiento mecánico deficiente del músculo que a su vez conduce a una disminución de la capacidad funcional durante las tareas diarias (caminar, subir escaleras, levantarse de una silla, en el control del equilibrio postural, etc.).

Figura 4. El efecto del envejecimiento sobre el tamaño muscular anatómica y el número de fibras musculares. El envejecimiento se caracteriza por una disminución en el músculo anatómica área de sección transversal (CSA) y la infiltración de tejido no contráctil, tales como colágeno y grasa (a) ( Caserotti et al., 2008a, b ). Además, el número de fibras musculares se reduce con el envejecimiento, como se indica por los estudios de autopsias (b) (cuádriceps femoral m.; datos de Lexell et al, 1988 ).

Figura 1. El efecto del envejecimiento sobre el tamaño muscular y el número de fibras musculares. El envejecimiento se caracteriza por una disminución en el músculo del área de sección transversal (CSA) y la infiltración de tejidos no contráctil, tales como colágeno y grasa (a) (Caserotti et al., 2008a, b). Además, el número de fibras musculares se reduce con el envejecimiento, como se indica por los estudios de autopsias (b) (cuádriceps femoral; datos de Lexell et al, 1988).

…Al mismo tiempo, la fuerza muscular máxima, la potencia y la velocidad de desarrollo de la fuerza se reducen con la edad, incluso en atletas altamente entrenados.

Efectos del ejercicio  físico:

El entrenamiento de fuerza parece provocar contramedidas eficaces en las personas de edad avanzada, incluso a una edad muy avanzada (mayores de 80 años), evocando la hipertrofia muscular, junto con cambios sustanciales en la función neuromuscular, respectivamente.

Cabe destacar que los cambios inducidos por el entrenamiento en la masa muscular y la función del sistema nervioso conducen a una mejora de la capacidad funcional en las actividades de la vida diaria.

En un estudio clásico Fiatarone et al. (1994) demostraron que el entrenamiento de fuerza en ancianos frágiles (87,1 años) condujo a un aumento de la velocidad de la marcha por escaleras en un 28% junto con un aumento de 12% en la velocidad máxima de caminata horizontal.

Resultados similares fueron reportados en los pacientes ancianos post-operados de reemplazo de cadera, donde la velocidad máxima de caminata horizontal, el tiempo en realizar cinco repeticiones de sentarse y pararse, y la velocidad máxima de ascenso de una escalera mejoró en un 28-30% después del entrenamiento de la fuerza durante 12 semanas (Suetta et al. 2004b).

Otros estudios demuestran que la fuerza muscular máxima se encontró aumentada después del entrenamiento de fuerza en los ancianos (De Vos et al, 2005; Caserotti et al, 2008a), incluyendo en personas de edad muy avanzada (+ 80 años) (Fielding et al, 2002; Caserotti et al., 2008b).

Notablemente, mayores ganancias en la fuerza máxima se observaron después del entrenamiento con cargas pesadas (80% de 1RM) en comparación con menos cargas pesadas (50% 1RM) (De Vos et al., 2005). Del mismo modo, un gran número de estudios han demostrado aumentos marcados en la fuerza muscular máxima de personas de edad avanzada después de entrenamiento de intensidad elevada (Häkkinen et al, 1998a, b, 2001; Hortobagyi et al, 2001; Suetta et al, 2004a.; Barry et al, 2005; Caserotti et al, 2008.).

Conclusión:

Las personas de edad avanzada demostraron una plasticidad adaptativa sustancial tanto en los músculos esqueléticos como en el sistema neuromuscular, en respuesta al entrenamiento de la fuerza, que en gran medida pueden compensar las disminuciones relacionadas con la edad en el tamaño muscular y la función neuronal respectivamente, y conducir a mejoras en la capacidad funcional, incluso a una edad muy avanzada.

Este artículo ofrece una revisión de la alteración en la organización y la función neuromuscular inducido por el envejecimiento, pero considerando su relación con la atrofia muscular y la sarcopenia en la vejez. Además, el artículo describe el uso de entrenamiento de fuerza, como una contramedida para recuperar la capacidad neuromuscular y funcional en el individuo que envejece.


P. Aagaard, C. Suetta, P. Caserotti, S. P. Magnusson, M. Kjær. Role of the nervous system in sarcopenia and muscle atrophy with aging: strength training as a countermeasure. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports. Volume 20, Issue 1, pages 49–64, February 2010.

Enlaces  de interes:

* El video es sólo ilustrativo.

 

Posted on 22/02/2013, in Artículos, Entrenamiento, Salud y Fitness. Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*