El uso de analgésicos para el dolor asociado con el ejercicio. Aspectos fisiológicos a considerar en el ámbito deportivo.

Por Prof. Mauricio Varela.

Una de las recomendaciones que frecuentemente realizan muchos entrenadores a los deportistas, ante la consulta relacionada al dolor asociado al ejercicio, es la ingesta de Analgésicos y/o de Antiinflamatorio. Desgraciadamente, directa o indirectamente hemos aprendido a convivir con ellos y como consecuencia en muchos casos, a abusar del uso de este tipo de medicamentos (Zorrilla, A. 2011).

Sin embargo, son pocos los que conocen sobre sus potenciales consecuencias en el rendimiento físico.

En una investigación, titulada Use of Analgesics for Exercise-Associated Pain: Prevalence & Predictors of Use in Recreationally-Trained College-Aged Students” (2013), y que tuvo como objetivos de estudio examinar el uso de los analgésicos para el alivio del dolor asociado con el ejercicio (DAE) y examinar las características personales y / o del ejercicio que potencialmente podrían predecir tal uso en personas de edad universitaria entrenados recreacionalmente (N = 263), determino que aproximadamente el 36% de los encuestados reportó el uso de analgésicos para DAE. Además, las mujeres son más propensas a usar analgésicos para DAE (Zeichner, A y col. 2000); y un gran porcentaje de usuarios se describieron como muy poco probable que siga las instrucciones de la etiqueta y es más probable que tome una dosis que superan las recomendaciones.

Incluso, en igual sentido, en un estudio (Dvorak et al; 2012), publicado recientemente en el British Journal of Sports Medicine, se encontró que el 39 por ciento de los jugadores en la Copa del Mundo de 2010 estaban tomando medicamentos para el dolor antes de cada juego, en particular los antiinflamatorios que permiten a un futbolista jugar con una lesión existente.

Ahora bien, junto a esté abuso desmedido en la ingesta de medicamentos existe un creciente cuerpo de evidencia que informa acerca del deterioro deportivo y del rendimiento causado por este tipo de medicamentos. Así, es importante destacar que Britt Christensen et. al (2010), demostraron que la ingesta de antiinflamatorios antes de un entrenamiento de running neutralizaba las adaptaciones conseguidas por el entrenamiento en el colágeno (1) de los tendones (Figura 1).

Figura 1: En el presente estudio, la ingesta de NSAID (traducción: analgésico no esteroide) puede llevar a una reducción significativa en síntesis del colágeno en el tendón de la rótula inducida por el ejercicio.
En la imagen se puede observar un aumento considerable del PINP (Propeptido de Colágeno Tipo I), un importante precursor del colágeno, 72hs luego del ejercicio (grupo A). Por el contrario se observa un importante descenso de PIMP 72hs luego del ejercicio en el grupo que consumió Analgésico (grupo B).

Además, investigaciones de Machida, et. al (2010), demostraron como la ingesta de un antiinflamatorio (ibuprofeno) durante un entrenamiento de resistencia, cancela las adaptaciones del tejido muscular para mejorar la resistencia, entre ellas la angiogenesis.

La angiogenesis, es el proceso por cual el organismo produce vasos sanguíneos nuevos a partir de los pre-existentes (Figura 2). Una mayor red capilar resultara, si ciertas variables lo acompañan, en un incremento en el transporte de oxigeno y nutrientes, además, favorecerá a regular la temperatura corporal y la eliminación de ciertos productos metabólicos de desecho, todo ello es esencial para mejorar el rendimiento deportivo, de allí la importancia de evitar su inhibición.

Figura 2: Capilares en angiogénesis: a) Proliferación de las células endoteliales en forma de pequeñas yemas; b) nueva red microvascular alrededor de un capilar (en A. Rosell-Novel et al. 2004).

A modo de conclusión:

A la luz de la investigación que reporta un potencial perjuicio para la regeneración muscular cuando se consumen analgésicos con el ejercicio, es importante ser conscientes del uso de estos fármacos en los individuos que se esfuerzan por mejorar la condición física muscular.

Los entrenadores deben educar a los atletas acerca de los riesgos asociados y advertirles a aquellos que innecesariamente ingieren analgésicos.

Finalmente, los medicamentos deberán ser prescritos por un profesional idóneo.

Nota al pie:

(1) El colágeno es la proteína que se encuentra la en la piel, los ligamentos, los tendones, los huesos, los cartílagos, los vasos sanguíneos y otros tejidos conectivos. Compone cerca del 90% de los tendones que sirven como elemento de unión entre  los huesos u la musculatura (Izquierdo, M. 2008. p 499).

 


Brewer, C; Bentley, J; Hallam, J; Woodyard, C; Waddell, D. Use of Analgesics for Exercise-Associated Pain: Prevalence & Predictors of Use in Recreationally-Trained College-Aged Students. Journal of Strength & Conditioning Research: 28 March 2013. doi: 10.1519/JSC.0b013e318291ba98


Bibliografia Secundaria:

  •  Zeichner A , Loftin M , Panopoulos G , Widner S , Allen J . Sex differences in pain indices, exercise, and use of analgesics. Psychol Rep. 2000 Feb;86(1):129-33.

Posted on 01/04/2013, in Artículos, Entrenamiento, Nuestras Publicaciones, Salud y Fitness. Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*