Envejecimiento inactivo y la acumulación de tejido No contractil

Por Prof. Mauricio Varela

El proceso de envejecimiento, sobre todo si este es acompañado de un estilo de vida inactivo, se acompaña de una pérdida de masa muscular y su capacidad para general fuerza (Salech M et al. 2011; Hakkinen K et al. 1998). Esto ha sido identificado como un predictor independiente de sufrir caídas (Abraham MJ et al. 2014), lesiones, discapacidad, disminución en la habilidad para realizar actividades de la vida cotidiana y laboral, dependencia, hospitalización y muerte (Sleet DA et al. 2008) (Cesari M et al. 2009) (Visser M et al. 2005) (Newman et al. 2006).

Como podemos observar el tejido muscular y su adecuada conservación está íntimamente vinculado a la salud y a la calidad de vida (Roig, J. 2003).

Entre las diversas causas que incrementan la pedida de la capacidad contráctil del músculo esquelético podemos destacar una acumulación de tejido no contráctil, como el tejido adiposo intramuscular (IMAT) y tejido conectivo intramuscular (IMCT) (este último será motivo de breve análisis en esta publicación). Así lo destaca el equipo de investigación del Departamento de Kinesiología de la Universidad de Massachusetts.

El estudio: Hasson CJ. Contractile and non-contractile tissue volume and distribution in ankle muscles of young and older adults. J Biomech. Aug 11, 2011; 44(12): 2299–2306.

Esta investigación encontró que los sujetos de más edad (edad media 72 años) tienen un incremento superior de los niveles de tejido graso y conectivo en los músculos de las piernas en comparación con sujetos de menor edad (edad media 27 años). El porcentaje de tejido no contráctil en los adultos mayores fue en promedio 2.5 veces mayor que en los adultos jóvenes (Figura 1).

Figura 1: Comparación de la pierna de un joven (A; edad 29 años) y un sujeto mayor (B; edad 79 años) de sexo masculino. Observamos un aumento significativo en el tejido no contráctil en el sujeto mayor. Los músculos están destacados por color: dorsiflexores = rojo; sóleo = verde; gastrocnemio = azul.

En igual sentido, estudios recientemente publicados por Robert Csapo y col (2014) del Departamento de Física de la Universidad Estatal de San Diego, EE.UU. confirman que el aumento del Tejido Conectivo Intramuscular y del tejido adiposo intramuscular puede ser hasta un 50% superior en los miembros inferiores de los sujetos de avanza edad (83,4 ± 3,2 años) en comparación con sujetos de menor edad (31,6 ± 7,0 años) (Figura 2).

El estudio: Csapo R. Age-associated differences in triceps surae muscle composition and strength – an MRI-based cross-sectional comparison of contractile, adipose and connective tissue. BMC Musculoskelet Disord. 2014; 15: 209.

Figura 2: Cantidad relativa de tejido adiposo intramuscular (izquierda) y el tejido conectivo intramuscular (derecha) GM:. Gastrocnemius Medialis, GL: Gastrocnemio Lateralis, SOL: músculo sóleo. En color gris sujetos jovenes y en negro sujetos adultos.

Según este estudio, el incremento de tejido no contráctil intramuscular contribuye notablemente a disminuir la “calidad” de los músculos esqueléticos (entiéndase calidad muscular como la capacidad de generar fuerza en relación con el tamaño del músculo). Esto se debe fundamentalmente a que la inclusión de tejido conectivo en el músculo puede afectar negativamente a la capacidad de un músculo para generar la fuerza por la alteración de las propiedades elásticas de los músculos esqueléticos.

En esta instancia, debemos destacar que el tejido conectivo también se encuentra en la matriz extra celular (capa de tejido conectivo que envuelve los músculos y que es crítica para la transmisión de la fuerza y ​​de la respuesta elástica pasiva del músculo esquelético. Ver más en Gillies et al. 2011) (Figura 3). He investigaciones han puesto de manifiesto que sujetos ancianos tienen una acumulación de tejido conectivo (colágeno) en exceso en la matriz extracelular, lo que contribuye a un aumento de la rigidez y a un mayor deterioro de las propiedades mecánicas del músculo (Kragstrup TW et al. 2011).

Figura 3: Esta imagen nos enseña un corte a través de una fibra muscular de un mamífero sano. Podémos distinguir muy bien las fibras musculares (en rojo) de la matriz extracelular (en blanco). Tomado de: http://www.cienciatk.csic.es (Autor: Oeggerli, Martín).

Finalmente, la investigación reciente sugiere que la creciente acumulación de tejido conectivo dentro del músculo y en la matriz extra celular puede estar relacionado con una disminución de la función de las células satélite (células madres con múltiples funciones), que tienden a convertirse de biogénicas (formadoras de músculo) a un linaje fibrogénicos (formadoras de fibras de colágeno) en la edad avanzada (Moyer AL et al. 2011; Brack AS et al 2007). Estos resultados reflejan el deterioro de la capacidad de regeneración de los músculos durante la vejez, en el que las proteínas contráctiles dañadas pueden ser desplazadas por las infiltraciones de colágeno, lo que podría aumentar la rigidez, y pondría en peligro aún más la función muscular (Haus JM et al. 2007) (en Csapo R. et al. 2014).

Como hemos podido observar en cantidades adecuadas el colágeno puede ser un “amigo” de la función muscular normal o un “enemigo” en condiciones de acumulación excesiva.

                                                         ——————————————–

En nuestra próxima publicación describiremos el rol del ejercicio físico sobre el tejido conectivo, y veremos que la acumulacion de éste (al igual que el IMAT) tiene mucho más que ver con la inactividad física que con el propio proceso de envejecimiento…

                                                         ——————————————–

Bibliografia Secundaria:

  • Gillies AR1, Lieber RL. Structure and function of the skeletal muscle extracellular matrix. Muscle Nerve. 2011 Sep;44(3):318-31.
  • Häkkinen K, Allen M, Kallinen M, Izquierdo M, Jokelainen K, Lassila H, Mälkiä E, Kraemer W, and Newton RU. Muscle CSA, Force Production, and Activation of Leg Extensors During Isometric and Dynamic Actions in Middle-Aged and Elderly Men and Women. Journal of Aging and Physical Activity. 6(3): 232-247 (1998).
  • Kragstrup TW 1, Kjaer M , Mackey AL . Structural, biochemical, cellular, and functional changes in skeletal muscle extracellular matrix with aging. Scand J Med Sci Sports. 2011 Dec; 21 (6): 749-57.
  • Roig JL. Sarcopenia: Algo más que la disminución de la masa muscular. PubliCE Standard. 2003.

 

 

Posted on 19/01/2015, in Artículos, Entrenamiento, Nuestras Publicaciones, Salud y Fitness. Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Comenta Aquí en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*