Ejercicio Físico y Alzheimer: Hipótesis mitocondrial

Recientemente, la investigadora Emile Reas, publico en la prestigiosa revista PLoS una interesante columna de opinión titulada: La hipótesis mitocondrial: ¿Es la enfermedad de Alzheimer una enfermedad metabólica?

Allí la autora informa:

Tradicionalmente la enfermedad de Alzheimer es abordado por medio de fármacos para “atacar” las placas amiloides – depósitos de la proteína beta-amiloide – que se encuentra presente en el cerebro de sujetos con Alzheimer y que se cree que es tóxica para las neuronas.

Placas amiloide (redondeadas) en un corte teñido de cerebro.

Teniendo en cuenta los resultados dudosos de la investigación, el tiempo y esfuerzo dedicado, muchos científicos están de acuerdo en que es hora de empezar a considerar seriamente explicaciones alternativas. Una de esas teorías prometedoras es la “hipótesis mitocondrial”. Sus defensores postulan que la disfunción mitocondrial se encuentra en el corazón de la degeneración neural, impulsado por anormalidades metabólicas que conducen a la patología clásica del Alzheimer.

Pasos por el cual la función mitocondrial puede conducir a la enfermedad de Alzheimer. Basado en el modelo descrito en Swerdlow et al (2010). Traducido por el autor.

Si la disfunción mitocondrial inicia la cascada del Alzheimer: ¿cuáles son los pasos que conducen desde la interrupción metabólica a la neurodegeneración y, en definitiva, la demencia? Los estudios apuntan a la citocromo oxidasa – una enzima clave para el metabolismo mitocondrial que está codificada por tanto el ADN mitocondrial y nuclear – como un disparador probable para eventos patológicos tempranos. Los estudios sugieren que la enzima es disfuncional en las etapas más tempranas de la enfermedad; su actividad se reduce en aquellos con pacientes con la enfermedad de Alzheimer, e incluso en individuos asintomáticos que corren el riesgo genético de la enfermedad.

Evidencia creciente informa que la inhibición de la citocromo oxidasa promueve una serie de efectos aguas abajo neurotóxicos incluyendo un aumento del estrés oxidativo, apoptosis y la producción de la placa amiloide.

Por el contrario, también hay evidencia de que el amiloide interrumpe la función de la citocromo oxidasa, lo que plantea el enigma de la gallina o el huevo (que es lo primero, la placa de amiloide o la disfunción mitocondrial, esto no es del todo claro). Ambos eventos ocurren temprano en el proceso de la enfermedad. Cualquiera que sea el mecanismo, las neuronas de los pacientes de Alzheimer muestran signos de aumento de la degradación mitocondrial.

———————————–

¿Y EL EJERCICIO FÍSICO?

En esta instancia y a modo de finalizacion debemos recordar que el ejercicio físico, cuando es de intensidad y duración suficiente, ha sido demostrado ampliamente como un importante inductor de la biogénesis mitocondrial, incluso en diversas patologías metabólicas (incrementando la cantida y calidad mitocondrial). Debido a esto ¿el ejercicio físico no debería ocupar una parte importante de programas multifacéticos que apunten a intervenir en la población con este tipo de patologías? Seguramente si!!

Al respecto ciertos estudios han informado resultados positivos como resultado del ejercicio físico y un estilo de vida saludable, veamos unos ejemplo:

  • El ejercicio puede inhibir la progresión de la neuropatología, y pueden mediar en favor de la reducción de la deposición de amiloide (modelos ratones)…” Liu HL, Zhao G, Zhang H, Shi LD. Long-term treadmill exercise inhibits the progression of Alzheimer’s disease-like neuropathology in the hippocampus of APP/PS1 transgenic mice. Behav Brain Res. 2013 Nov 1;256:261-72.
  •  Iguales resultados obtuvieron otras investigaciones: Herring A, Donath A, Yarmolenko M, Uslar E, Conzen C, Kanakis D, Bosma C, Worm K, Paulus W, Keyvani K. Exercise during pregnancy mitigates Alzheimer-like pathology in mouse offspring. FASEB J. 2012 Jan; 26(1):117-28.
  • Estudios longitudinales indican que el riesgo de demencia, deterioro cognitivo y enfermedad de Alzheimer es menor entre las personas que participan en altos niveles de ejercicio físico, con respecto a quienes participan en menor medida. También hay evidencia de una relación dosis-respuesta entre ejercicio físico y la preservación de la función cognitiva… Rockwood K, Middleton L. Physical activity and the maintenance of cognitive function. Alzheimers Dement. 2007 Apr; 3(2 Suppl):S38-44.
  • Un estudio basado en la población de 1.500 personas encontró que los que realizaban ejercicio físico tenían a la mitad el riesgo de desarrollar demencia y un riesgo 60 por ciento menor de desarrollar la enfermedad de Alzheimer que aquellos que permanecieron sedentarios en su mediana edad… Angevaren M, Aufdemkampe G, Verhaar HJ, Aleman A, Vanhees L. Physical activity and enhanced fitness to improve cognitive function in older people without known cognitive impairment. Cochrane Database Syst Rev. 2008 Apr 16;(2):CD005381.

Sin duda, este es un camino prometedor por el cual se deberá seguir investigando…

Artículo original:  The Mitochondrial Hypothesis: Is Alzheimer’s a Metabolic Disease?

Por Prof. Mauricio Varela

Posted on 12/07/2015, in Artículos, Nuestras Publicaciones, Salud y Fitness. Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Comenta Aquí en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*