Ejercicio Físico y la secreción de Adropina.

En nuestra publicación anterior describimos como el ejercicio físico de sobrecarga es capaz de generar que el músculo segregue una mioquina llamada DECORINA, la cual tiene amplias funciones, desde favorecer la hipertrofia muscular hasta prevenir diversos tipos de cáncer (ver más Aquí).

En esta nueva entrada veremos como el ejercicio físico puede incrementar los niveles de otra mioquina: la ADROPINA.

Ésta es segregada por múltiples tejidos, incluyendo el cerebro, corazón, riñón, hígado, páncreas, intestino delgado y por el músculo esquelético.

Fue identificada por primera vez por estudios de Kumar en el año 2008; y cumple diversas funciones pero esta principalmente relacionada con el mantenimiento de la homeostasis (equilibrio interno) y la función cardiovascular (Demircelik B et al. 2014).

Estudios, en ratones, relacionan niveles bajos circulantes de Adropina con la Obesidad (Kumar KG et al. 2008) (Kumar KG et al. 2012). En apoyo de esta hipótesis, ratones con inhibición total de la Adropina presentan un aumento de la adiposidad y triglicéridos en ayunas, esteatósis hepática (hígado graso), resistencia a la insulina, y una mayor propensión a la intolerancia a la glucosa (Kumar KG et al. 2012).

Recientemente, investigaciones realizadas en humanos corroboraron una disminución de la Adropina en sujetos obesos y/o de edad avanzada (Butler A et al. 2012).

En similar sentido, estudios clínicos han registrado una caída en el nivel circulante de Adropina en pacientes con enfermedades cardiovasculares, como la enfermedad de la arteria coronaria, síndrome X cardíaco y angina de pecho (Celik A et al. 2013) (Yu HY et al. 2014) (Zhang C et al. 2014). Simultáneamente, se encontró una disminución de la Adropina en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (Topuz M et al. 2013) y niños con apnea obstructiva del sueño (Gozal D et al. 2013).

Como vemos, niveles disminuidos de Adropina pueden ser un factor de riesgo substancial para contraer múltiples enfermedades.

Ahora ¿Y el ejercicio físico como impacta sobre la adropina?

En una breve búsqueda bibliografía he halladoo pocos estudios (tan solo 4 en Pubmed por ejemplo) específicos del tema.

Entre ellos es destacable el trabajo publicado en el prestigioso American Journal of Physiology – Heart and Circulatory Physiology.

El Estudio: Fujie S, Hasegawa N, Sato K, Fujita S, Sanada K, Hamaoka T, Iemitsu M. Aerobic exercise training-induced changes in serum adropin level are associated with reduced arterial stiffness in middle-aged and older adults. Am J Physiol Heart Circ Physiol. 2015 Nov 15;309(10):H1642-7.

Este estudio demostró que un programa de ejercicio aeróbico fue capaz de incrementar los niveles de Adropina.

Protocolo de intervención: consistió en pedalear 55 minutos, 3 días / semana, durante 8 semanas. La intensidad fue de 60-70% VO2 pico.

Ésta mioquina, mostró el estudio, posibilito disminuir la rigidez arterial, al aumentar la cantidad disponible de la enzima Oxido Nítrico sintasa (ONs), la cual aumenta los niveles de Oxido Nítrico (ON), un importante vasodilator.

La rigidez arterial si no es tratada puede dar lugar a una serie de condiciones patológicas, incluyendo la hipertensión, la aterosclerosis y el accidente cerebrovascular (Figura 1).

Figura 1: Resumen de los mecanismos de acción por el cual el ejercicio físico, al aumentar los niveles de Adropina, disminuye la rigidez arterial reduciendo la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular, hipertensión y aterosclerosis. Grafico de barras: destacado con flechas rojas se observa: (a) disminución de la Ridez Arterial post periodo de entrenamiento; (b) incrementos de los niveles de adropina serica post periodo de entrenamiento.

Así mismno, un recientemente comunicado del Journal Medicine & Science in Sports & Exercise informo efectos similares en poblaciones pediátricas. Allí se destaca que niños de 9 años de edad que fueron sometidos a un programa de ejercicio físico aumentaron en un 10% sus niveles circulantes de Adropina, aunque estos cambios no se dieron en las niñas (Yan H et al. 2016).

Sin duda, aun hace falta mucha investigación. Entre ellas será de importancia aquellas que analicen el impacto de diversas modalidades de ejercitación y que busquen identificar la dosis óptima que aseguren los máximos beneficios, tanto en población sana como en sujetos con diversas patologías. Por lo que, a nuestro entender, y a pesar de que comienzan a publicarse estudios esperanzadores, aun es temprano para sacar pensamientos conclusivos.

——————————

Finalmente es interesante destacar que Rampinini, un reconocido investigador especialista en entrenamiento de futbol, intento verificar si existía una asociación entre los niveles sanguíneos de Adropina y el rendimiento en jugadores de futbol profesional. Mientras que se observaron cambios significativos en marcadores de fatiga como lo son la Creatina Kinasa y la Proteina C Reactiva al finalizar la temporada, los niveles de la Adropina se mantuvieron sin cambios. Por lo que el investigador concluyo que esta mioquina no representa una valiosa estrategia para ayudar en la evaluación del rendimiento de los jugadores de fútbol profesionales (Sanchis-Gomar F et al. 2015).

——————————

Bibliografía Complementaria:

  • Butler AA, Tam CS, Stanhope KL, Wolfe BM, Ali MR, O’Keeffe M, St-Onge MP, Ravussin E, Havel PJ. Low circulating adropin concentrations with obesity and aging correlate with risk factors for metabolic disease and increase after gastric bypass surgery in humans. J Clin Endocrinol Metab 97: 3783–3791, 2012.
  • Demircelik B, Cakmak M, Nazli Y, Gurel OM, Akkaya N, Cetin M, Cetin Z, Selcoki Y, Kurtul A, Eryonucu B. Adropin: a new marker for predicting late saphenous vein graft disease after coronary artery bypass grafting. Clin Invest Med. 2014 Oct 4;37(5):E338-44.
  • Celik A, Balin M, Kobat MA, Erdem K, Baydas A, Bulut M, Altas Y, Aydin S, Aydin S. Deficiency of a new protein associated with cardiac syndrome X; called adropin. Cardiovasc Ther 31: 174–178, 2013.
  • Gozal D, Kheirandish-Gozal L, Bhattacharjee R, Molero-Ramirez H, Tan HL, Bandla HP. Circulating adropin concentrations in pediatric obstructive sleep apnea: potential relevance to endothelial function. J Pediatr 163: 1122–1126, 2013.
  • Kumar KG et al. 2008. Identification of adropin as a secreted factor linking dietary macronutrient intake with energy homeostasis and lipid metabolism. Cell Metab8:468–481.
  • Kumar KG, Zhang J, Gao S, Rossi J, McGuinness OP, Halem HH, Culler MD, Mynatt RL, Butler AA. 2012. Adropin deficiency is associated with increased adiposity and insulin resistance. Obesity (Silver Spring)20:1394–1402.
  • Sanchis-Gomar F, Alis R, Rampinini E, Bosio A, Ferioli D, La Torre A, Xu J, Sansoni V, Perego S, Romagnoli M, Lombardi G. Adropin and apelin fluctuations throughout a season in professional soccer players: Are they related with performance?. Peptides. 2015 Aug;70:32-6. doi: 10.1016/j.peptides.2015.05.001. Epub 2015 May 14.
  • Topuz M, Celik A, Aslantas T, Demir AK, Aydin S, Aydin S. Plasma adropin levels predict endothelial dysfunction like flow-mediated dilatation in patients with type 2 diabetes mellitus. J Invest Med 61: 1161–1164, 2013.
  • Yan, Huimin; Dubis, Gabriel S.; Tanner, Chuck J.; Hickner, Robert C. The Effect of 16-week Aerobic Exercise Training on Circulating Adropin in Children: 3220 Board #285 June 3, 2: 00 PM – 3: 30 PM. Medicine & Science in Sports & Exercise: May 2016 – Volume 48 – Issue 5S – p 920. doi: 10.1249/01.mss.0000487755.36194.82
  • Yu HY, Zhao P, Wu MC, Liu L, Yin W. Serum adropin levels are decreased in patients with acute myocardial infarction. Regul Pept 190–191: 46–49, 2014.
  • Zhang C, Zhao L, Xu W, Li J, Wang B, Gu X, Chen J. Correlation of serum adropin level with coronary artery disease. Zhonghua Yi Xue Za Zhi 94: 1255–1257, 2014

 

 

 

Posted on 06/07/2016, in Artículos, Nuestras Publicaciones, Salud y Fitness. Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Comenta Aquí en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*