Pre- Temporada en fútbol

La temporada de fútbol se suele planificar en tres períodos distintos:

1º la Pre Temporada (pre-competición),

2º la Temporada (competición) y

3º la Transición (“vacaciones”).

El escenario más frecuente es que después de 10 a 11 meses de entrenamiento y competición, los jugadores emprenden un período de descanso que suele durar de 4 a 6 semanas.

El período de transición generalmente se caracteriza por un cese completo, una reducción sustancial del entrenamiento o un entrenamiento voluntario no planificado.

Hace varios años, Mujika et al. (2000) demostró que tan solo 4 semanas de descanso son suficientes para que surjan signos de desentrenamiento a nivel cardiorespiratorio, metabólico y muscular (Imagen 1).

Imagen 1: Impacto del desentrenamiento sobre la capacidad muscular (Mujika et al 2000)

En conjunto, esto puede influir negativamente en la pretemporada y en los primeros partidos de la temporada.

La pre-temporada se caracteriza comúnmente por una alta frecuencia de sesiones de entrenamiento. Los jugadores normalmente están expuestos a viajes, juegos amistosos después de un corto período de regreso al entrenamiento (7–10 días) y están sujetos a aumentos más rápidos en la carga de entrenamiento en comparación con el periodo de “vacaciones” (imagen 2).

Imagen 2: el período de pretemporada representa una tríada de factores de riesgo: altos volúmenes de entrenamiento, alta intensidad de entrenamiento y un rápido aumento de la carga de entrenamiento en relación con la exposición reciente (en Silva JR et al. 2016). CA: Carga Aguda; CC: Carga Crónica.

Todos estos factores contribuyen a aumentar sustancialmente el estrés psicológico y fisiológico del período de pretemporada; comprometiendo la capacidad de los jugadores para tolerar y recuperarse de las altas de cargas de entrenamiento, y en consecuencia incrementar la chance de lesiones .

—————————————————

El período de transición sigue siendo la fase menos examinada y comprendida de la temporada de fútbol. Silva JR et al. (2016) investigaron que sucede durante el periodo de transición en futbolistas. En su estudio concluyen que: el desentrenamiento durante el periodo de transición da como resultado un empeoramiento en:

– Composición corporal

– Capacidad de sprint

– Potencia muscular

– Coordinación motora

– Consumo máximo de Oxigeno (Vo2max.)

Por todo esto, Silva JR et al. (2016) aconsejan utilizar el período de transición como una ventana de oportunidad para que los jugadores se recuperen y “reconstruyan” para el inicio de la siguiente temporada. Esto implica necesariamente evitar un cese completo del entrenamiento

———————————————————

BIBLIOGRAFIA:


Posted on 12/02/2019, in Artículos, Entrenamiento, Nuestras Publicaciones. Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*