Envejecimiento, Telómeros y Rol del Ejercicio Físico. Importancia del Entrenamiento de Fuerza.

Por Prof Mariano Urrizaga y Prof. Mauricio Varela.

En un reciente estudio titulado: Physical Activity and Telomere Biology: Exploring the Link with Aging-Related Disease Prevention (2010) los investigadores Andrew T. Ludlow y Stephen M. Roth (1)  afirman que la actividad física está asociada con un menor riesgo de varias enfermedades relacionadas con la edad, así como con una mayor longevidad, tanto en roedores como en los seres humanos.

A pesar de que estas asociaciones están bien establecidas, la evidencia de los factores moleculares y celulares asociados con la reducción de factores de riesgo y una mayor longevidad que resulta de la actividad física es escasa. Una hipótesis de larga data del envejecimiento, es la Hipótesis de los Telómeros: a medida que una célula se divide, los telómeros se acortan resultando finalmente en la senescencia replicativa (la célula deja de dividirse y “muere”, asunto conocido como límite de hayflick) y un fenotipo envejecido.

Confirmando esto un reciente estudio de Massod A. Shammas (2011) (2) concluye que, los telómeros se acortan con el paso de los años y su progresivo acortamiento conduce a la senescencia, a la apoptosis (muerte celular programada). Los telómeros más cortos se encuentran involucrados en la inestabilidad genómica y en la oncogénesis (formación tumoral). Las personas mayores con los telómeros más cortos tienen entre tres y ocho veces acrecentado el riesgo a morir a consecuencia de una enfermedad cardíaca o por una infección, respectivamente. La velocidad a la que se produce el acortamiento del telómero es, por lo tanto, crítica para la salud y el paso de los años.

Los telómeros se encuentran en ambos extremos de cada cromosoma, protegen al genoma de la degradación nucleolítica,  desempeñan un papel vital en la preservación de la información en nuestro genoma y la recombinación innecesaria entre otros efectos.
Como un proceso celular normal, una pequeña porción de ADN telómerico se pierde con cada división celular. Cuando la longitud del telómero alcanza un límite crítico, la célula muere. La longitud del telómero por lo tanto puede servir como un reloj biológico para determinar la vida útil de una célula y un organismo. Ciertos agentes asociados a los estilos de vida específicos pueden acelerar el acortamiento de los telómeros mediante la inducción de daño en el ADN, en general, o más específicamente en los telómeros y por lo tanto puede afectar a la salud y esperanza de vida de un individuo.

Es importante destacar que la exposición al humo del tabaco (3), la carencia de la actividad física, la obesidad, el estrés y la dieta no saludable aumentan la carga oxidativa y la velocidad a la que se produce el acortamiento del telómero. Incluso Cherkas LF , Hunkin JL y col (4) (2008), de la Unidad de Epidemiología Genética de Londres, demostraron que el nivel socioeconómico bajo puede acelerar el proceso de envejecimiento.

Al mismo tiempo, múltiples investigaciones (1) han asociado también la longitud de los telómeros con la presencia de la diabetes tipo II y la diabetes relacionados con fenotipos (por ejemplo, resistencia a la insulina y la tolerancia alterada a la glucosa).

Curiosamente varios informes han demostrado también que telómeros más largos se asocian con mayores niveles de actividad física, lo que indica un posible vínculo entre la actividad física, la reducción de enfermedades relacionadas con la edad y la longevidad.

Song y sus colaboradores (5) han demostrado que la duración del ejercicio se correlaciona inversamente con los biomarcadores del daño en el ADN y los telómeros y con la expresión de p16, un biomarcador del envejecimiento de las células humanas. El ejercicio puede reducir la grasa dañina y ayudar a movilizar los productos de desecho para su rápida eliminación, lo que origina la disminución del estrés oxidativo y a la conservación del ADN y los telómeros. Werner y su equipo (6) observaron en los ratones que el ejercicio se asocia con la actividad elevada de la telomerasa y la supresión de varias proteínas de la apoptosis, incluyendo la p53 y la p16. Por otra parte, estos autores también vieron que los leucocitos de los atletas humanos poseían una actividad elevada de telomerasa y una disminución del acortamiento del telómero, cuando se les comparó con los no atletas. Así pues, el ejercicio parece estar asociado con la reducción del estrés oxidativo y con el aumento de la expresión de las proteínas estabilizadoras del telómero y por lo tanto puede disminuir el ritmo del envejecimiento y la aparición de las enfermedades relacionadas con la edad.

Recientes publicaciones  de la Universidad de Corea (2012) (7) informan que las mujeres se benefician por el mantenimiento de la longitud del telómero debido al estrógeno, pero esto disminuye con la menopausia. Sin embargo dicho estudio concluye que el ejercicio físico habitual se asocia con una mayor longitud de los telómeros en las mujeres posmenopáusicas. Este hallazgo sugiere que el ejercicio físico habitual en mujeres posmenopáusicas puede reducir el desgaste de los telómeros.

Ludlow AT, Witkowski S y colaboradores (2012) (8) confirman una vez más que a largo plazo el ejercicio altera la dinámica de los telómeros, relentizando los problemas relacionados con la edad. Incluso estudios de  Jacobs TL, Epel ES  (2011) (9) sugieren que la meditación y el cambio psicológico positivo contribuyeron a un aumento en la actividad de la telomerasa, con implicaciones para la longitud de los telómeros y la longevidad.

Sin embargo, es significativo revelar que algunos estudios han mostrado que en atletas que acumulan fatiga crónica, como son los corredores, que no dejan descansar al organismo debido a unos volúmenes y frecuencias de entrenamiento excesivamente elevadas, poseen esta estructura más corta, que deportistas de alto nivel de disciplinas que involucran el entrenamiento de la fuerza (Collins et al., 2003) (10).

Importancia del entrenamiento de Fuerza:

En esta instancia, es oportuno indicar que la longitud de los telómeros también es modulada por el Sistema Hormonal, a través de  la Hormona de Crecimiento (GH) y del Factor de Crecimiento Insulinico Tipo 1 (IGF-1) (11). Asi, por ejemplo, estudios de Barbieri M, Paolisso G, Kimura M, et al. (2009) (12) confirman que bajos niveles circulantes de IGF-1 en los seres humanos están asociados con enfermedades relacionadas con el envejecimiento y longevidad reducida por disminución de la longitud de los telómeros.

Ahora bien, considerando la importancia hormonal en la modulación de los telómeros sería prudente preguntarnos: ¿Qué tipo de actividad física produce significativos niveles de secreción hormonal? Se ha demostrado que no se produce ninguna respuesta en la liberación de la Hormona de Crecimiento luego de una caminata efectuada a una velocidad moderada (6,4 Km./h). Y ciertos trabajos revelan que existe una intensidad umbral para la liberación de la GH, el que se encontraría entre el 60 y el 80% del Vo2max (13).

Considerando esto, ahora nos preguntamos ¿Será la tan recomendada “caminata” que tantos Profesionales de la salud prescriben y que como vemos tiene un nulo impacto a nivel hormonal lo más indicado para reducir el proceso de envejecimiento y sus potenciales problemas?

Por el contrario las investigaciones descubrieron que existe una asociación directa entre la reducción del acortamiento de los telómeros y los ejercicios de alta intensidad. Pues estos trabajos tienen la capacidad de aumentar la producción natural del cuerpo de la hormona de crecimiento humano (GH). Así por ejemplo, un protocolo de levantamiento de peso, con una carga elevada (80 %) y con pocas repeticiones provoco un incremento de la GH (13) (14). Se ha visto también que ejercicios anaeróbicos intermitentes e intensos se han mostrado como altamente estimulantes de la misma. Con las concentraciones de IGF-1 sucede algo similar y son mayores cuando los sujetos se entrenan con cargas elevadas.

Finalmente Phil Campbell afirma: “Si tienes más de 30 años de edad, sobre todo si lleva un estilo de vida cada vez más sedentaria, usted probablemente ha entrado en una fase conocida como somatopausia (deficiencia de la hormona del crecimiento relacionada con la edad). A medida que disminuyen los niveles de GH, los niveles de IGF-1 también disminuyen. Esta es otra parte importante de lo que impulsa el proceso de envejecimiento de su cuerpo”. Y nos remarca la importancia del entrenamiento de Fuerza, ya que es un importante regulador del medio ambiente de la actividad del eje GH / IGF-I (15).

Declinación de la GH con la edad.

Bibliografía:

(1) Andrew T. Ludlow and Stephen M. Roth. Physical Activity and Telomere Biology: Exploring the Link with Aging-Related Disease Prevention. Department of Kinesiology, School of Public Health, University of Maryland, College Park, MD 20742-2611, USA. 2010

(2) Masood A. Shammas. Telomeres, lifestyle, cancer, and aging. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2011 January; 14(1): 28–34. doi: 10.1097/MCO.0b013e32834121b1

(3) Valdés AM, Andrew T, Gardner JP, et al. La obesidad, el tabaquismo y la longitud del telómero en las mujeres. Lancet 2005;.. 366 :662-664

(4) Cherkas LF, Hunkin JL, Kato BS, Richards JB, Gardner JP, et al. (2008) The association between physical activity in leisure time and leukocyte telomere length. Arch Intern Med 168: 131–132.

(5) Canción Z, von Figura G, Liu Y, et al. . Efectos Estilo de vida sobre la expresión envejecimiento asociado de biomarcadores de daño en el ADN y la disfunción de los telómeros en la sangre humana Envejecimiento Celular. 2010;. 9. :607-615

(6) Werner C, Furster T, Widmann T, et al. El ejercicio físico previene la senescencia celular en los leucocitos circulantes y en la pared del vaso. Circulación 2009;…. 120 :2438-2447

(7) Kim JH, Ko JH, Lee DC, Lim I, Bang H. Habitual physical exercise has beneficial effects on telomere length in postmenopausal women. Menopause 2012 Aug 22. [Epub ahead of print].

(8) Ludlow AT, Witkowski S, Marshall MR, Wang J, Lima LC, Guth LM, Spangenburg EE, Roth SM. Chronic exercise modifies age-related telomere dynamics in a tissue-specific fashion. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2012 Sep;67(9):911-26. doi: 10.1093/gerona/gls002. Epub 2012 Mar 1.PMID:22389464[PubMed – indexed for MEDLINE]

(9) Jacobs TL, Epel ES, Lin J, Blackburn EH, Wolkowitz OM, Bridwell DA, Zanesco AP, Aichele SR, Sahdra BK, MacLean KA, King BG, Shaver PR, Rosenberg EL, Ferrer E, Wallace BA, Saron CD. Intensive meditation training, immune cell telomerase activity, and psychological mediators. Psychoneuroendocrinology. 2011 Jun;36(5):664-81. Epub 2010 Oct 29.PMID:21035949[PubMed – indexed for MEDLINE]

(10) Chulvi M, I. Mayor Inflamación y Estress Oxidativo por el Ejercicio Aero³bico de Larga Duración y Crónico. http://www.aptavs.com/articulos/mayor-inflamacion-y-estres-oxidativo-por-el-ejercicio-aerobico-de-larga-duracion-y-cronico/93/

(11) Movérare-Skrtic S, Svensson J, Karlsson MK, et al. Serum insulin-like growth factor-I concentration is associated with leukocyte telomere length in a population-based cohort of elderly men. J Clin Endocrinol Metab 2009;94:5078584.

(12) Barbieri M, Paolisso G, Kimura M, et al. Higher circulating levels of IGF-1 are associated with longer leukocyte telomere length in healthy subjects. Mech Ageing Dev 2009;130:771776.

(13) Roig Jorge. Regulación Hormonal Durante el Ejercicio. 2007. G-se.

(14) López Chicharro y Fernández Vaquero. Fisiología del Ejercicio. 3ª edición. Ed. Médica Panamericana, 2006. Pág. 168.

 (15) Lanfranco F, Gianotti L, Giordano R: Ageing, growth hormone and physical performance. J Endocrinol Invest,
2003, 26, 861–872.

Referencia para citar este artí­culo:

Urrizaga Mariano y Varela Mauricio. Envejecimiento, Telómeros y Rol del Ejercicio Físico. Importancia del Entrenamiento de Fuerza. 2012. https://www.gefientrenamiento.com.ar/?p=1348

Posted on 29/11/2012, in Artículos, Nuestras Publicaciones, Salud y Fitness. Bookmark the permalink. Leave a Comment.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*