Figura 1: El ejercicio moderado puede disminuir el riesgo de IVRS en comparación con los individuos sedentarios. Por otro lado, el ejercicio de alta intensidad y períodos de ejercicio intenso puede aumentar el riesgo de IVRS.(Nieman DC. 1997).

Posted on 24/08/2013. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*